Mi botiquín de antes y el de ahora

Mi botiquín de antes y el de ahora

Mi botiquín de antes y el de ahora

By Ángela y su Mundo Esencia en Sant Vicenç dels Horts

Todos solemos tener en casa diferentes medicamentos para los trastornos más habituales: dolores, contusiones, resfriados, tos, fiebre, problemas digestivos, etc.

También, a la mayoría nos falta tener un botiquín emocional con el que tratar situaciones puntuales de nerviosismo, estrés, ansiedad, apatía, etc.

Podemos usar los aceites esenciales de diferentes maneras. Aunque su función más popular es la de aromatizar, lo cierto es que pueden actuar incluso como algunos medicamentos si los usamos de modo correcto:

  • Uso oral: Algunos aceites esenciales se pueden consumir, siempre y cuando sigamos de manera estricta las indicaciones del productor.

Se suelen tomar una o dos gotas mezcladas con un poco de miel, aceite o azúcar.

  • Uso tópico: Nos lo podemos aplicar sobre la piel. La mayoría deben mezclarse con aceites básicos vegetales (almendra, oliva, coco, etc.), mientras que algunos sí que pueden aplicarse de manera directa.

Con muy poca cantidad es suficiente para que sean efectivos.

  • Como aromatizadores: Por medio de difusores aromáticos.
  • Aplicados sobre tejidos: Sobre la ropa, pañuelos o incluso en la almohada. Los aplicaremos en lugares que los podamos oler de manera continuada.
  • Mezclados con los productos de limpieza del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…